Un viaje hacia las utopías revolucionarias. Segunda parte. Capítulo I. "A manera de prólogo"
 Home Regístrese
Buscar

mediplus
Contenido
Home
Actualidad
Paraná
Informes
Agenda
Arte y Cultura
Literarias
Charlas y jornadas
Comunicación y Medios
Entrevistas
Opinión
Salud
mundo rural
Referecia
_
Contáctenos
Rio Bravo
frigocarne
servijur

Por Manuel Justo Gaggero*
Un viaje hacia las utopías revolucionarias. Segunda parte. Capítulo I. "A manera de prólogo"
 
En la última nota de la primera parte de esta saga narramos el tenso viaje que hicimos para salir del país, el 31 de diciembre de 1976, conforme a la decisión que había adoptado el Partido y las secuencias difíciles que nos tocó atravesar hasta llegar a Porto Alegre.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:08/09/2016 9:56:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

Ahora inicio esta segunda parte para describir las vivencias personales, en los casi 8 años que viví en el exterior, intentando sumarme al movimiento de denuncia de los crímenes de la Dictadura Militar y al mismo tiempo de apoyo y solidaridad con la lucha de nuestro pueblo.
La reciente victoria del pueblo vietnamita nos enseñaba la importancia que tenía el que ellos llamaban el “frente internacional” o sea el apoyo de los pueblos del mundo a las luchas por la independencia y la libertad.
Nosotros recogimos esa experiencia y la tratamos de poner en práctica superando las múltiples dificultades que se nos presentaban.
Por una parte la comunidad democrática internacional estaba sumamente conmovida por el golpe de estado que había puesto fin al gobierno socialista de Salvador Allende en Chile y repudiaba los crímenes de la dictadura pinochetista.
Por otro lado la información sobre el Terrorismo de Estado en nuestro país era todavía escasa y esa, la de brindar detalles sobre este genocidio, fue una de las tareas que comenzaron a llevar a cabo los diferentes comités de solidaridad que se constituyeron en Europa y en América Latina.
En estas próximas notas les contaré la tarea de la Comisión Argentina de Derechos Humanos y la importancia que tuvo la publicación de un informe de la misma en Madrid que llevaba como título “Proceso al Genocidio Argentino”.
Este, elaborado por Eduardo Luis Duhalde, Carlos González Gartland, Rodolfo Mattarollo Gustavo Roca y Lili Massaferro, entre otros, comenzó a suplir la carencia informativa señalada.
Hurgando en el baúl de los recuerdos narrare el encuentro con Enrique Gorriarán Merlo en Madrid, la llegada de nuestros hijos y de mi madre a Barcelona, la reunión del Comité Ejecutivo ampliado del Partido en Roma en el que se hizo una autocrítica respecto al intento de copamiento del cuartel de Sanidad en setiembre de 1973 y del regimiento de Azul en enero de 1974.
Luego, en este largo viaje, formara parte de la saga una prolongada estadía en La Habana –Cuba- determinada por razones de salud y describiré los malabares que debía hacer la conducción revolucionaria de ese país para ser solidaria con nosotros, como siempre lo había sido, más allá de diferencias coyunturales y, al mismo tiempo, no alterar la relación con la Unión Soviética y con el Partido Comunista Argentino que respaldaban al dictador Jorge Rafael Videla.
El congreso denominado “Lenin y la Revolución de Octubre a 60 años“, realizado en la capital habanera, en el que participó el ex diputado comunista Jesús Mira que en su exposición citó elogiosamente, en más de 8 oportunidades, al Dictador argentino formara parte de este raconto.
La experiencia del mensuario “Denuncia“, editado en los Estados Unidos, y la polémica abierta en el exilio respecto al Mundial de Futbol que se llevaría a cabo en el país serán otros de los temas que abordare.
La división del Partido y la decisión de nuestro sector de sumarnos a la lucha revolucionaria que se llevaba a cabo en Nicaragua ante la imposibilidad de regresar al territorio nacional, formara parte de este viaje que tendrá su colofón en la larga estadía en este país de “lagos y volcanes“ y la maravillosa experiencia vivida en el mismo.
Previo a ello la victoria obtenida en julio de 1979 en la Comisión de Derechos Humanos reunida en Ginebra que, por primera vez, condenó a la dictadura cívico militar de nuestro país pese a la oposición de varios delegados de la URSS y de los países del “socialismo real” fue un paso importante para aislar a aquella.
Antes de ello las conferencias de prensa de tres compañeras que habían sido “liberadas” de la Escuela de Mecánica de la Armada y de Jaime Dri que logró fugarse de la prisión en dicho “campo de exterminio” realizadas en la Asamblea Nacional Francesa con la presencia y el apoyo del Partido Socialista galo, se sumó a los éxitos en la tarea de denuncia y condena.
Ya en Nicaragua la difusión del documental realizado por los compañeros de Cine de la Base sobre la carta de Rodolfo Walsh, los debates en torno a la que llamara pomposamente el dictador Galtieri la “guerra de Malvinas” y el Congreso de los Movimientos de Liberación del Tercer Mundo realizado en Trípoli formaran parte de este viaje y de la búsqueda.
Todo empezó cuando, ya a salvo y, en la patria de Luis Carlos Prestes y de Carlos Marighella, nuestros caminos se debieron bifurcar.
Nora, la compañera de Eduardo Merbilaha y Alba seguirían viaje a Europa, la primera para reasumir su tarea en la Secretaria del Buró y la segunda para esperar a nuestros hijos que llegarían con mi madre a Barcelona luego de un largo viaje en barco desde Buenos Aires que era un viejo sueño de esta.
Jorge Lanot volvería a retomar su trabajo en la capital argentina luego de esa gran muestra de apoyo, a riesgo de su vida y de su libertad, que nos había dado al acompañar a Nora y yo seguiría viaje hacia México para tomar contacto con el movimiento de solidaridad de ese país y con algunos viejos compañeros que se encontraban en la nación azteca.
Nos despedimos con lágrimas en los ojos en Río de Janeiro luego de visitar el Cristo Redentor que parece vigilar el movimiento de esa histórica ciudad.
Como fue mi llegada a la patria de Zapata y Pancho Villa?
Cuáles eran las polémicas que dividían a los argentinos en este país?
Como fue el reencuentro con decenas de compañeros queridos como el “Negro” Pérez, Héctor Sandler, Ricardo Obregón Cano, entre otros.
Estos y otros temas formarán parte de la próxima nota.

*Abogado.-Ex Director del diario “El Mundo “ y de las revistas “Nuevo Hombre “ y “Diciembre 20”
 Home
Tel: 0343 154-549-500
(3100) Paraná - Entre Ríos - Argentina
www.inventario22.com.ar de José Bantar
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




Impresa

badano 2

Ronchi




paranainferiores