Por qué zafó Transporte de la poda y el misterioso cable que drena las reservas
1
 Home Regístrese
Buscar
Recorridos colectivos
Epre

Contenido
Home
Portada
Actualidad
Políticas
Columnas
Gobierno
Paraná
Nacionales
Derechos Humanos
Internacionales
Informes
Historias
Provinciales
Gremiales
AGMER Central
Referecia
_
Contáctenos
veterinaria
frigocarne
servijur

Por Alejandro Bercovich
Por qué zafó Transporte de la poda y el misterioso cable que drena las reservas
 
Ver imagen
La crisis que atormenta a Mauricio Macri al punto de haberlo retrotraído a su secuestro de 1991 se llevó consigo a ministerios que jamás desde creados habían perdido ese status, como Salud y Trabajo. También a otros con menor tradición pero relevancia clave para el siglo XXI, como Energía y Ciencia y Técnica.

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:07/09/2018 8:42:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

Lo que sorprendió a muchos en el establishment fue que entre los diez sobrevivientes estuviera Transporte, un área de la gestión nacional que funcionó siempre como una simple secretaría de Economía, de Obras Públicas o de Planificación.

La respuesta anida en uno de los grandes negocios por los que un puñado de funcionarios encabezados por Guillermo Dietrich teme trajinar las escaleras de Comodoro Py durante largos años cuando cambien los vientos de la política: el de las autopistas metropolitanas. Sus beneficiarios son dos antiguos socios del grupo Macri: las multinacionales Abertis e Impregilo. Como el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES, que ningún financista quiere encargarse de liquidar como propone el Fondo Monetario por miedo a futuros juicios, los peajes de los accesos Norte y Oeste son una verdadera papa caliente jurídica. Solo Guillo, que ya estampó su firma en los decretos y resoluciones más cuestionados, acepta mantenerse como su garante. Y para eso precisa seguir siendo ministro.

El episodio más escandaloso de la saga de las autopistas quizá haya sido el último: en la renegociación de los contratos de concesión, firmada por Dietrich el 26 de junio pasado, el Estado argentino aceptó dolarizar la deuda que los concesionarios venían reclamándole desde 2002. Ese día, apenas dos meses atrás, el dólar se vendía a $27,60. Ayer cerró arriba de $38. La deuda que asumió el fisco es de u$s 746 millones. El quebranto por esa dolarización en apenas 60 días, así, supera los $7.500 millones.

Lo más difícil de explicar para Dietrich es que las mismas compañías habían renunciado en 2006 a reclamar la deuda en dólares que figuraba en su contrato original, de la época de la covertibilidad. Así consta en el decreto 296/2006, donde Ausol había aceptado que todos los montos se expresaran "en pesos constantes". Ajustados por inflación, sí, pero en pesos.

La renegociación firmada en junio por el inamovible ministro de Transporte prorrogó hasta 2030 la concesión vencida, sin llamar a una nueva licitación, con el falso pretexto de que así se evitarían millonarias demandas en el tribunal arbitral del Banco Mundial (CIADI). También estableció que hasta ese año habrá en la Panamericana y el Acceso Oeste dos aumentos anuales de peajes, que compensen como mínimo la inflación minorista de cada año y que le permitan a las empresas embolsar un 8% de ganancia en dólares sobre esa "inversión no amortizada". Así, además de la deuda, dolarizó también el peaje.

La familia Macri se desprendió del 7% que le quedaba en Autopistas del Sol (Ausol) en mayo del año pasado, después de dos fuertes incrementos de los peajes que dispuso Dietrich, del 50% en 2016 y del 100% en 2017. Desde el 10 de diciembre de 2015 hasta ese momento, el valor de las acciones de Ausol se cuadruplicó. Por eso Margarita Stolbizer denunció penalmente al Presidente y se abrió una investigación, que el juez Daniel Rafecas terminó por archivar a inicios de este año.

Gabinete Remes

Carlos Melconian no dudó en ofrecer dos conferencias públicas durante la semana posterior al peor fin de semana que haya atravesado el Gobierno. En la primera, el martes, organizada por la semillera DonMario, confirmó que el sábado a la tarde se reunió con Macri. Esa tarde, justamente, fuentes oficiales cuchicheaban desde Olivos sobre su posible regreso al gabinete en reemplazo de Nicolás Dujovne. En su segunda aparición, ayer por la tarde ante el Instituto de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) en Mendoza, Melconian insistió en que el acuerdo con el FMI firmado apenas dos meses atrás "ya fracasó" y debe renegociarse.

Lo que toda la City se pregunta es si Macri no mantuvo a Dujovne en el cargo solamente para que cumpla con esa tarea: renegociar e intentar ampliar el acuerdo con el FMI. La idea de que el que sobrevivió a la poda es un gabinete temporario, de emergencia, creció ayer entre quienes vieron hablar a Melconian. "Éste está en gateras. Lo que pasa es que quiere ser (Roberto) Lavagna, no (Jorge) Remes", dijo uno de ellos a BAE Negocios.

Será cuestión de esperar. Algo que no están dispuestos a hacer quienes buscan mantener el valor de sus ahorros y huyen hacia el dólar. La disparada a $42 del jueves pasado también activó un incipiente retiro de depósitos en divisas de los bancos, que obligó a reforzar la importación de billetes a la media docena de entidades habilitadas para hacerlo. Solamente el viernes salieron del sistema 317 millones de dólares. Durante toda la semana pasada, 541 millones. Y entre el lunes y el martes de esta semana, según el dato que actualizó anoche el Banco Central, otros 444 millones.

Las reservas del Central, que se resienten por ese retiro de depósitos y por las ventas y las subastas de Luis Caputo para intentar frenar la devaluación, caen más todavía por las operaciones de "dólar cable". Se trata de una operatoria que estaba prohibida durante el control de cambios que instaló el kirchnerismo en 2011, pero que antes también estaba limitada a dos millones de dólares mensuales por persona, física o jurídica. Desde poco después de la asunción de Macri quedó totalmente desregulada.

¿Cómo funciona el "dólar cable"? Un ahorrista que tiene un depósito en pesos le pide a su banco que le compre dólares con parte de ese dinero y lo gire a una cuenta en el exterior. Como no deja los dólares en el sistema financiero local, la transacción hace que las reservas del Central caigan en la misma cuantía. Si se mantuvieran en un banco argentino, como el encaje obligatorio es del 25%, al menos una cuarta parte seguiría contando como parte de las reservas.

Durante la semana pasada, al Central se le escurrieron 2.682 millones de dólares de sus reservas. Al margen de un par de pagos menores a organismos, u$s 1.508 millones se fueron por las ventas que hizo (infructuosamente) Caputo para contener la devaluación. Y otros u$s 1.104 millones se escaparon por la caída de los encajes. Pero el grueso de esa sangría no lo explicaron los ahorristas que acudieron en persona a la sucursal y se llevaron los billetes. La mayor pérdida fue por esa operatoria de fuga legal, solo al alcance de los mejor informados y más acaudalados.

Descuadernados

Como su discípulo Melconian, el consultor Miguel Angel Broda volvió a exponer ayer sus dudas en el prime time de la radio matinal. Recordó que el Central vendió u$s 22.800 millones de dólares de sus reservas desde marzo para abastecer a un mercado donde la demanda se mantiene firme a cualquier precio. "El problema es que es la única oferta de dólares que hay en el país", enfatizó. La clave es justamente ésa: que los privados ya no traen dólares ni para especular. Ayer el rebote de las acciones y la calma cambiaria pareció sembrar algo de sosiego. La esperanza de Macri es que en Wall Street se convenzan de que Argentina tocó fondo y vengan a buscar activos a precios de ganga. Para el que compró dólares a $20 en marzo, empieza a ser tentador venderlos a $40 y volver a la bicicleta.

Los industriales la ven pasar. Y se lo hicieron saber a Macri a través del duro discurso que dio el martes el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, furioso por el recorte de los reintegros a la exportación y la instauración de las retenciones fijas en pie de igualdad con el agro. Macri decidió reaparecer en público ahí, en la Conferencia Anual de la central fabril, después del fin de semana de versiones y de su mensaje demorado del lunes.

En Tribunales se sorprendieron al ver en los portales de noticias una instantánea de ese encuentro: la del director corporativo de Techint, Luis Betnaza, sonriente en un panel junto al ascendido ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. Betnaza es el mismo que dos semanas atrás, ante el juez Claudio Bonadío y el fiscal Carlos Stornelli, admitió haber pagado coimas al gobierno anterior a cambio de gestiones ante Venezuela en favor de la siderúrgica de los Rocca en ese país.

Los camaristas que vieron la foto se apuraron a concluir que Cambiemos había cerrado alguna clase de acuerdo político con Techint para que la investigación de Bonadío no afecte gravemente a Rocca ni a Betnaza. Pero otro gesto sugiere que se equivocaron. Lo hizo el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien se mantuvo prudentemente abajo del escenario en Parque Norte y hasta esquivó deliberadamente a Betnaza para evitar la foto con él.
 Home
www.lambdasi.com.ar
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...




IAFAS

ATE

ronchi




paranainferiores